Este encuentro fue verdaderamente notable, en el MET de Nueva York se encuentran algunas de las más icónicas obras de este genio. Sin duda un encuentro notable.  Más allá de todo lo que se ha escrito, sus pinturas tienen una vibración y un aura especial.